top of page

¿El tratamiento con Vacuum Bell para el pectus excavatum daña el cuerpo o los órganos del paciente?

El pectus excavatum es una afección en la que la caja torácica está hundida hacia dentro y puede causar molestias tanto estéticas como físicas. Uno de los métodos utilizados para tratar esta afección es la terapia de campana de vacío. Sin embargo, la cuestión de si la terapia de campana de vacío daña el cuerpo o los órganos del paciente es un tema que a menudo se preguntan las personas con pectus excavatum y sus familiares. En este artículo, nos centraremos en la seguridad de la terapia de campana de vacío.


¿Qué es la terapia de campana de vacío?

La campana de vacío es un método de tratamiento no invasivo cuyo objetivo es ayudar a corregir el pectus excavatum mediante presión negativa aplicada en el tórax. Este dispositivo, que debe ser utilizado diariamente por el usuario durante un cierto período de tiempo, puede ayudar a empujar la caja torácica hacia fuera y reducir la deformidad con el tiempo.






Seguridad y efectos secundarios


En general, la terapia de campana de vacío se considera un método de tratamiento seguro y de bajo riesgo. Sin embargo, como ocurre con cualquier procedimiento médico, es posible que se produzcan algunos efectos secundarios durante el uso de Vacuum Bell. Los efectos secundarios más comunes son hematomas leves, enrojecimiento de la piel o irritación leve de la piel en la zona donde se aplica el dispositivo. Estos efectos suelen ser temporales y desaparecen al dejar de utilizar el dispositivo.


Los efectos secundarios más graves son extremadamente raros y suelen estar asociados a un uso inadecuado del dispositivo. Por lo tanto, antes de iniciar la terapia de campana de vacío, es importante obtener información detallada sobre las técnicas y la duración del uso bajo la orientación de un profesional sanitario.


Riesgo de daños en los órganos


El riesgo de que la Campana de Vacío dañe directamente los órganos corporales es muy bajo. La terapia funciona mediante presión controlada aplicada externamente sobre la caja torácica y no tiene efecto directo sobre los órganos internos. Sin embargo, en personas con pectus excavatum grave y que ya tienen presión sobre algunos órganos debido a la deformidad de la caja torácica, es importante realizar una evaluación adicional antes de utilizar la Campana de Vacío. En este caso, el tratamiento debe personalizarse teniendo en cuenta el estado de salud general del paciente y las posibles complicaciones existentes.


Conclusión


La terapia de Campana de Vacío puede ser un método eficaz y seguro para tratar el pectus excavatum. Sin embargo, contar con la orientación de un profesional sanitario experto antes y durante este tratamiento minimiza los posibles efectos secundarios y garantiza la obtención de los mejores resultados. El uso correcto del dispositivo minimiza el riesgo de cualquier efecto secundario o complicación, al tiempo que maximiza la eficacia del tratamiento. Por lo tanto, se recomienda que los pacientes y las familias que estén pensando en someterse a la terapia Vacuum Bell consulten a un profesional sanitario para una evaluación y asesoramiento detallados. Este enfoque garantiza que el proceso de tratamiento sea seguro y eficaz.


32 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page