top of page

¿Cómo se desarrolla el proceso de diagnóstico en el pectus excavatum?


Pectus excavatum, conocido también como pecho hundido, puede provocar preocupaciones tanto estéticas como de salud. Para las personas afectadas y sus familias, es importante comprender el proceso de diagnóstico. El diagnóstico es el primer paso para determinar los tratamientos y estrategias de manejo adecuados. Vamos a explorar cómo se desarrolla el proceso de diagnóstico para el pectus excavatum.




Paso 1: Examen Físico

El camino diagnóstico generalmente comienza con un examen físico. El médico evalúa la forma y la profundidad de la cavidad torácica para evaluar la presencia y la gravedad del pectus excavatum. Además, el médico revisará el historial médico del paciente para identificar cualquier síntoma de dificultad respiratoria o problemas relacionados con el corazón.


Paso 2: Radiografía de Tórax (Rayos X)

Después del examen físico, el médico generalmente solicita una radiografía de tórax. Esto permite una examinación detallada de la estructura del pecho y proporciona una medición objetiva de la severidad del pectus excavatum.


Paso 3: Tomografía Computarizada (TC)

Para evaluar más detalladamente la severidad del pectus excavatum y sus posibles impactos en los órganos internos, se puede realizar una tomografía computarizada (TC). Una TC ofrece una imagen tridimensional de la cavidad torácica y se utiliza para calcular el Índice de Haller. El Índice de Haller es la relación entre el diámetro transversal del pecho y la distancia más corta entre el esternón y la columna vertebral, y sirve como un indicador de la severidad del pectus excavatum.





Paso 4: Pruebas de Función Pulmonar

Se pueden realizar pruebas de función pulmonar para evaluar el impacto del pectus excavatum en la respiración. Estas pruebas miden la capacidad pulmonar y el flujo de aire, ayudando a determinar el efecto del pectus excavatum en el sistema respiratorio.


Paso 5: Pruebas Cardíacas

Si hay sospecha de que el pectus excavatum podría estar afectando el corazón, se pueden solicitar pruebas cardíacas como un electrocardiograma (ECG) o un ecocardiograma. Estas pruebas ayudan a evaluar la estructura y función del corazón.


Conclusión

El proceso de diagnóstico para el pectus excavatum involucra un examen físico y una serie de pruebas médicas. Este proceso ayuda a evaluar la gravedad de la condición y sus posibles impactos en la salud, permitiendo determinar las opciones de tratamiento más adecuadas. Si nota síntomas de pectus excavatum o tiene preocupaciones, es importante consultar a un profesional de la salud. Un diagnóstico y una intervención tempranos pueden mejorar significativamente la salud y calidad de vida de las personas afectadas.


Para inspección: www.pektusklinik.com


11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page